Identidad visual

Razones por las que puedes no estar valorando la creación de tu identidad visual

Este es mi primer tema en el blog y decidí empezar por algo muy básico, pero muy importante, sobre todo, si estás empezando con tu negocio o llevas tiempo con él sin una marca definida, ¿Cuánto valor le das a la creación de tu identidad visual? ¿Estás preparado/a para hacerla?

Parece evidente, pero te sorprendería la cantidad de personas que, después de encargar y hacer todo un trabajo de diseño de identidad, no la utilizan o la utilizan mal. (En otro momento te hablaré del buen y mal uso de la misma).

Como diseñadora y mortal, no encontraba un motivo por el que después de pagar por un trabajo como este, lo desperdicien. En otros casos, si no han pagado por ello, los motivos son más evidentes. Entonces, me dediqué a la tarea de analizar la situación según mis experiencias para encontrar respuestas, de hecho, fue una de estas situaciones la que me llevó a plantearme esta tarea.

Esto te puede ayudar a saber si estás preparada/o para crear, rediseñar tu marca o si la estás valorando lo suficiente. Te aviso que pueden ser un poco duras y difíciles de aceptar.

Estas son algunas de las razones por las que, puedes no estar preparada/o para crear o diseñar tu identidad visual y/o no le das el valor que merece:

  • No valoras el diseño y el trabajo que conlleva.
  • No valoras el tiempo del diseñador ni el tuyo. Ambos lo pierden.
  • No valoras tu dinero al pagar por algo que no utilizas.
  • En caso de que, por algún motivo, te lo hagan gratis, se ponen de manifiesto las anteriores.
  • No estás preparada/o para crecer en tu negocio o te da miedo. Esto pasa más de lo que creemos y no nos damos cuenta, yo misma lo he pasado.
  • Si es una actividad que empezaste como afición, puede que no estés preparada/o para dar el paso y convertirlo en un negocio.
  • No tienes claro lo que quieres, quién eres y/o lo que ofreces. Muchas veces necesitamos un trabajo interior para saber esto con claridad.
  • Tienes una visión cerrada o limitada de tu negocio y/o del trabajo del diseñador.
  • Desconocimiento sobre el diseño, importancia y el uso de la marca, así como del trabajo que hay detrás.

¡No te preocupes, te tengo una buena noticia! esto se puede arreglar muy fácil cambiando la última y en algunos de los casos, conociendo más tus propios productos o servicios. Esa es mi misión en este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *