Identidad visual

Claves para elegir tu diseñador ideal

Antes de empezar te dejo una versión corta en vídeo sobre este mismo tema.

Elegir un diseñador puede ser una tarea algo difícil y elegir mal puede ser un camino de espinas para ti y para él/ella.

Así que voy a ir directo a darte las claves imprescindibles para elegir tu diseñador gráfico ideal, desde las más sencillas, hasta otras que pueden no parecer importantes y realmente lo son.

1. Referencias

Ten en cuenta las referencias de otras personas, amigos o familiares que hayan trabajado con un diseñador.

Si no es una recomendación de un conocido, revisa los comentarios u opiniones de sus clientes. Esto lo puedes hacer a través de su web, reseñas en Google o comentarios en redes sociales.

2. La experiencia

Generalmente en la web hay un apartado “sobre mí” o “sobre nosotros”, en el que seguramente encuentres esta información. También la podrías ver en sus trabajos si tienen fecha.

Pero la experiencia no se trata solo de la cantidad de años, hay muchas cosas que puedes tener en cuenta para valorar la experiencia, como la magnitud de sus proyectos, su alcance, la calidad y complejidad de ejecución o el tipo de clientes.

3. El estilo y la especialidad

¡Tanto o más importante que las anteriores!

Es imprescindible que revises sus trabajos y conozcas su estilo, que te asegures de que se asemeja a lo que quieres para tu marca o proyecto.

Mira si tiene una especialidad, por ejemplo, si necesitas diseñar tu identidad visual, sería conveniente que eligieras a un diseñador que se dedique a esto en concreto y no a «diseño y mucho más», esto no te dice nada.

También existe la hiperespecialización en un nicho concreto, si encuentras un diseñador que trabaje en la especialidad de tu sector, ¡mucho mejor! Por ejemplo, yo me dedico especialmente al sector infantil, sin embargo, he tenido una experiencia anterior en diferentes sectores y diseño gráfico en general, que al final me llevaron a elegir la actual. Esto también cuenta como experiencia en el punto 2.

De todas maneras, tener una especialidad no quiere decir cerrar las puertas a todo lo demás, quizás haya un hilo conductor en algún proyecto con la especialidad del diseñador y, por tanto, realice el proyecto.

4. La esencia y profesionalidad

Qué te trasmite, cómo es su carácter a través de lo que ves, cómo es su web, cómo son sus textos, cómo escribe y habla en las redes sociales, cuánto tarda en responder si le envías un email y la manera en que te responde, si se interesa por ti y tu proyecto, te contesta según tus necesidades o de forma general sin profundizar en tu proyecto.

Debo decirte también, que el interés debe ser mutuo, ninguna de los dos debe ir detrás del otro.

5. Jamás, jamás elijas un diseñador solo por el precio

Bien, ahora que sabes qué tener en cuenta para elegirlo, es importante que sepas otras cosas antes de empezar la búsqueda y contactarlo.

Tener las ideas claras

Muchas veces empezamos a buscar diseñador y ni siquiera sabemos lo que queremos, no tenemos un público definido (algo indispensable, por cierto) y esto nos puede llevar a un mal entendimiento desde el principio, como pedir un presupuesto para una cosa y necesitar otra.

También existe la posibilidad de que, al momento de contarle tu proyecto para solicitar presupuesto, el diseñador se percate de que necesitas algo diferente y te oriente. Esto es otra cosa, no es lo mismo ir sin saber lo que queremos, que ir sabiéndolo y el diseñador mejore nuestro proyecto.

Hay diseñadores que ofrecen un tiempo previo al presupuesto o una pequeña asesoría que puede ser presencial u online para hablar del proyecto antes de hacer un presupuesto. Y aprovecho para decirte que interesarse por tu proyecto antes de darte un precio, es la manera más profesional de hacerlo, así que es otro punto que puedes tener en cuenta para elegirlo.

En cualquier caso, debes tener claro lo que quieres o al menos lo que quieres transmitir, quién eres, qué haces, tu público, tus valores y tu estilo.

Estar abierto a ideas y sugerencias

Como te comenté en el punto anterior, nos puede pasar que creemos necesitar algo y al hablar con el diseñador se dé cuenta de que necesitamos otra cosa o algo más. Así pues, debemos estar dispuestos y abiertos a recomendaciones o sugerencias del diseñador. Tu diseñador es también tu guía y debes confiar en él/ella.

Tiempo

¡Dedícale tiempo a la imagen visual de tu proyecto!

Es muy importante que no hagas un encargo de hoy para mañana. Todo lleva su tiempo y no sabemos qué disponibilidad tiene el diseñador. Además, es conveniente respetar los tiempos de investigación, inspiración y creación. Cuanto mejor trabaje el diseñador, mejor será el resultado.

En cuanto a los plazos, debemos hacer lo posible por adaptar los tiempos y favorezcan a las dos partes. Hacer siempre lo posible por llegar a acuerdos que favorezcan el desarrollo del proyecto, tus necesidades y las del diseñador.

Si ya te está rondando por la cabeza que necesitas el servicio de un diseñador, para lo que sea, empieza a dedicarle tiempo, no lo dejes para última hora, así tú tendrás tu diseño a tiempo y el diseñador trabajará mejor.

Conocer tu presupuesto

Sea el que sea, debes tener claro lo que puedes invertir en el trabajo de diseño, incluso, si tienes la posibilidad de ampliarlo, hasta cuánto te lo puedes permitir. Aunque no se lo digas de primeras al diseñador, debes tenerlo claro para ti.

Es muy importante tener la disposición a pagar por el trabajo. No es lo mismo tener un presupuesto que estar dispuesto a gastarlo. Recuerda que es una inversión.

Espero que con estas cinco claves para elegir diseñador y otras cuatro que debes tener en cuenta antes de empezar tu búsqueda, encuentres a ese profesional que disfrute con tu proyecto tanto como tú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *